Nana

Duerme las pesadillas corretean como sombras sinuosas recortando los perfiles de las sábanas huelen tu miedo aspiran tu aliento conocen tus terrores oh delicado entre la negrura las estrellas se esconden cuando ven el abismo de tu corazón todo hecho cicatrices pobre de ti no brillan millones de soles coloridos por tu causa precipítate húndete en lo más hondo del silencio tu leyenda se gesta en el artificio de despertar en el alba que arrastra inmensidades de eras en la noche ciclópea de los tiempos eres el resto de muchos despertares y ahí cuando tus ojos se abren a las luces solares palpitas y caminas con los párpados abiertos porque de cerrarlos tropezarías con algo y tu brillo es insuficiente para alumbrar tu senda mientras giran las corrientes estelares sobre tu cabeza y todo sabe lo que eres menos los astros que se giran para no ver las profundidades avérnicas que te impulsan como si nadie te viera por las aceras atestadas de gente.

(The Last Levi)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s