Oh Moira no tardes

Hoy han sucedido épocas como eones en los atardeceres de la aurora en los síncopes de espirales que se han tragado la arena el polvo de lo que eran devastando la tierra. En el cenit crepuscular de las antenas de televisión rasgan las nubes las veletas y las cigüeñas en lo alto de las iglesias hacen sus nidos para sus crías pequeñas. Harto del ayer y del ahora en los momentos próximos antes de terminar este poema quizá una lágrima involuntaria surja y empantane más mi laguna de hipocresía. Y es de ver las razones que me impulsan por vida siendo ninguna sólo ver anochecer para exhalar un poco de paz y meterme en la cama y taparme con la manta. En el acaecer de mis sistemas puestos como poesía en prosa vienen las fregonas de las sociedades para tirarlos a la fosa. Y yo malherido de desesperanzas en orden continuo en plano secuencia estiro mis dedos apretando las teclas como bombas nucleares que caigan sobre los hombres como lluvia bendita o maldiciones que se entrechoquen como soldados en una guerra sin cuartel mientras caen al poso personas y también mis amores. Hora es de levantarse caminar en círculos concéntricos y esperar ¿a qué? a Laquesis en persona y que yo en carne y hueso me adentre en el Valle de Tinieblas.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s