Ondas y frecuencias en las urbes

(Ondas y frecuencias en las urbes). Chamuscan mis dedos los teclados de los ordenadores quemándolos hasta la extenuación perdiendo compilaciones enteras de poemas en el aire con tal de vaciar este vómito de amor y maldición sobre la tierra y que no se me quede dentro y germine una semilla que no quiero que arraigue cuando Laquesis venga a cortar el hilo que rige mi vida rumbo al descalabre y que termine despeñándome por siempre a la sima de horror que aguarda a todo hombre que no tiene corazón. Desecho caminante como un Quijote fuera de lugar interactuando con otros locos a ver quién más mal de la cabeza está. Este es mi mundo señoría presente la demencia y la lujuria en las horas impares del día asolando las divisiones aéreas que me enfrentan de frente a cada uno de los que moran en el jardín de Gea. Los pilares monumentales del intelecto se conservan en el formol de las edades en estaciones que hoyan peligrosidades en los terremotos sociales que llaman a la insurgencia y mis poemas son un puñetazo en el cerebro dentro de la cabeza de cada uno: nada más. Nada más expire quizá sonriente o lleno de lágrimas diré he vivido a tope más estos últimos años de centrinajes han servido para marcar en las ciudades límites a la parasitaria demoníaca que ha de salir del alcantarillado.

(Quijotazo triple x / Centrino / Lágrima de los Dioses)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s