Mi cara apuñalada

Noqueado por la sociedad con las narices sangrantes decapitado en la universidad mi cuello cortado sobresaliente del resto del ganado por unos versos mal hallados como un zombi avanzo en círculos que dentro poseen espirales mientras desciendo a los reinos hoscos del jardín de Eideen juntándome con la maleza y la cizaña de un malestar que va apretándome las nalgas sin poder huir a ningún lugar ni del Hemisferio Norte ni a ninguna zona estelar. Y son los sueños mas que sean pesadillas el único sitio que tengo para conciliar mi cuerpo muerto contra la tumba del repicar hacia abajo porque pocos podrán formar parte del aire y volar como amantes entregados en el sacrificio del morar por Eidiina entre la morralla que camina ligera sin saber que cada paso queda registrado en los adoquines del Infierno. Luz crepuscular hermosura en ciernes que trastabilla con mi caminar rumbo a la piltra sin más destino que esperar la agonía de la nicotina y el alquitrán. En los vestigios residuales que el dormir deja discurren hacia las bajuras mientras las estrellas espían surge la piel del sello de obras maestras de las alucinaciones y las visiones que retumban contra los mundos y se desprenden de los huesos cuando sábanas arriba el armatoste se incorpora para recuperar la vida. Y hay que andar para aquí o para allá o postrarse desesperado a escribir unas fugaces líneas.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s