Ten cuidado de tus armas

No entran faxes en mi alma que espera que se inserte en sus más remotas profundidades la imagen alada de Claire que vuela por otros lares como un pajarillo libre y hermoso que no se posa en las ramas de este árbol sin hojas con las ramas medio muertas donde la raíz va pudriéndose y sólo restan hedores que el rocío matinal limpia cuando clarea la jornada para ver a rubias con gafas de sol que no sé si tienen pensamientos profundos o tan sólo mascan chicles de menta o de fresa. En los brillos clarividentes del sueño el sol los aplasta sin miramientos recortando las auras a lo que escinde la ropa rompiendo el aire. Y las alucinaciones más reales que la vida vida misma porque provienen de las interioridades vuelven a los lugares mágicos donde se cuecen en calderas las futuras estrellas que han de imaginar forjando en sueños de dioses verdades luminiscentes para bien y mal del hombre. Se quiebran las capas del aire oh Maestro: ¿Más Alien Hunters? No.

(Alien Hunter nº13)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s