El vacío escurriéndose entre los dedos

Agonía agonía amargura amargura el dolor va cebándose desde las guarderías a los hospitales en camas donde yacen niños y ancianos tan cerca todos de la muerte y de la vida. Neón el sol que alumbra los pesares que despiertan con los huesos crujientes dentro de la carne y los tendones se articulan en las sombrías pestañas adyacentes entre los hematocritos de la discordia las corrientes intelectuales se desploman por las físicas que corren por avenidas que llegan a vejeces espantosas en los limbos australes de los límites corporales donde el terror va tomando forma humana y se desploman las bellezas relegadas a grietas en las sequías de los rostros que merman adentrándose en los fosos de la existencia ultraterrena sin nada que ofrecer en las manos sino es un amor madurado en los límites de estados desastrosos en las calamidades ciertas de tener solamente tras las piernas devastación y destrucción de la Tierra.

(The Last Levi)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s