El gato dormita

He despertado solo sobre el lecho el gato dormita en el sillón mientras mis sueños van deshaciéndose para formar parte de la desmemoria onínica que arrastro con dolores de cabeza encima para no olvidar del todo quién soy. Se han sucedido vertiginosas imágenes concatenadas en hilera en la sucesión de rostros que conozco en la vida real en acciones lineales que ahora caen como espirales engulléndoselas el día. Y ahí van en fila hacia el sumidero de la jornada que desprecia a las estrellas humanas que de noche brillaban en su más íntimo núcleo y que se prodigaban hacia las interioridades del planeta. Caen esquirlas de los cielos nacarados con las copas arbóreas con toda hiperbórea palpitando contra el astro solar que desperdiga partículas inocentes de rocío pletórico en los átomos que expende la Atmósfera la Cabeza del Hombre avanza con al frente Portugal. Me desvisto de la ropa de cama y dejo el pijama para calzarme la opa de guerra y avanzar en la luz traicionera donde en una One Vision todos se ven las caras. No he soñado con Claire que debería estar con su marido en lo diurno mientras aquí lo nocturno se cebaba con los durmientes en el basalto de las almohadas donde muchos habrán tenido pesadillas. Y ahora en pleno brillo de la materia la busco a Ella que se escurre diluyéndose en el horizonte la única faz que quería ver se deshace tomando forma como un ideal en el pecho y en la mente mientras mi propio corazón trata de asesinarme.

(Quijotazo Triple X)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s