Como olas rabiosas

Como olas enrabietadas sacuden las costas de mi espíritu demonios enfurecidos buscando que me rompa pretendiendo mi mal. En las noches de porcelana ciclones de sueños me avasallan en los estadios tumultuosos de mi mente despeñándose a las cornisas del día que amanece con fauces dentadas devorando mareadas de imágenes en las soledades promiscuas de Onírica donde la imposibilidad se torna cierta y los espectros toman forma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s