Nota recordatoria en la cartera

En mis dedos derrotados vencidos por el lastre de la vida me postro ante el teclado y me pongo a fusilar palabras a bocajarro. Pueden ser de amor también de odio o denuncia y son la chispa espontánea que iluminan los regueros y las sendas de la sangre de mis venas para que sean mis amores mi mejor lector y aquellos que se den por aludidos en los poemas nefastos tengan un toque de atención. En las pétreas sendas esculpidas en el viento mi poesía es capaz de partir marmóreas caras que aunque no harán caso y pasarán los pongo en la línea del raíl que toca en la vida para que vayan sabiendo cual es el destino en este trasvase: un océano de muertos impracticable donde el dolor puesto como espolón será la bandera a aferrarse cuando caigan a las cascadas del adiós muy buenas gracias por haber venido a hacer el mal pueril chabacano y banal que ha costado merced a vuestra comodidad muchas vidas humanas. Cosa mezquina sabiendo que la muerte acecha en cada esquina procurar el bien propio a costa de los demás mientras se ríe y el sufrimiento cobija a los pobres víctimas de un sistema cruel durmiendo encima de los bancos del parque en pleno invierno. El dinero conseguido por causa de padecimiento ajeno tiene el peso del plomo cuando las Parcas o el azar decidan que ya llevan demasiado adquirido cortarán el hilo y todo caerá como un yunque al abismo sin poder levantar un sólo céntimo de metal malamente adquirido. En una noche sin luz vagarán a la deriva entre muertos innobles no hallando la salida del espíritu para que se remonte a las capas más altas de la Atmósfera sino perdidos en sus inocencias perdidas pagarán la sangre vertida hasta que vengan los Rescatadores de las Almas Extraviadas y que uno a uno coloquen en las Gradas de Saturno a no ser que su mal ya exceda y esté estropeada la maquinaria del amor entonces serán puestos ante los Jueces la Nada y el Vacío prontos a desintegrarse en la vastedad del Éter del Tártaro donde morarán ahogados sin poder vivir ni morir sin poder nacer ni renacer en los hemisferios que copan de punta a punta del firmamento.

(El Hombre que será el Juez)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s