Agenda vacía

Muchos nombres de mujer han pasado por mis líneas que desesperadas intentaban atraparlas o bien olvidarlas aún no sé cierto que he pretendido: si atarlas de por vida o colocarlas en cubo de desmemoria por toda la eternidad. He corrido tanto que he dejado atrás los momentos que se mecían al compás del viento cuando en nuestros instantes íntimos concordábamos siendo amigos inseparables a los que la riqueza de la podredumbre nos puesto fuera del espacio. Y ya no sé más de ellas que se han fugado dilapidadas por el tiempo como fortunas de amor desintegrándose en cada segundo que paso sin ellas. Fruto de las desventuras han ido deshilándose nuestros corazones en el latir donde ya no queda nada sino dolor en una brecha que se ahonda y no florece sino que traga de manera desmedida los ramilletes que prometían un cariño para siempre. Como girasoles sin visión nos girábamos y ahí estábamos el uno con el otro mirándonos enamorados hasta que trastocados por la carga de la amargura huíamos a toda velocidad en dirección contraria el uno del otro. Oh ceguedad he perdido amores principales enloquecido por las sendas del destino haciendo más grande la paradoja cuando surge el Abuelo con la Corona diciendo él va a por la suya. ¿Y quién es la mía? Un espectro fantasmagórico que desde Helena, la primera, jamás había amado tanto en las imposibilidades presentes y futuras en los relojes de arena cuyo polvo se desliza contabilizando las partículas de aire que me quedan de vida cuando debería estar hablando alemán con Nagisa que intentó besarme y me aparté escapando a toda prisa EL PULPO estaba en ese beso un amor para siempre y yo no estaba preparado. Así dando tumbos por la vida me he ido privando de más y más chicas y las que he tenido se han evaporado dejándome en la soledad de los muertos vivientes. Y es de ver que solitario como un agujero negro voy devorando los minutos en la soledad penumbrosa tumbándome sin a nadie a que aferrar sino una sombra hecha de luminosidades «Él va a por la suya» vapor que se desmorona que se difumina en ondas chicas voy por la mía saltar desde el precipicio y estrecharme con un dulce fantasma que no puede sostener todo el peso de mis faltas.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s