Pantano de cuerpos

Laberinto sin salida: Venganza pide mi corazón más perdón pide mi alma. Yo ciego con una venda en los ojos recorro las estancias donde crecen árboles frutales en el Hades sin atreverme a comer nada. En los lindes del acantilado niños malvados se precipitan abismo abajo ostentando en sus espíritus que hicieron el mal por el mal y ahora toca pagar el daño imprecado a lo humano y a lo Primordial. Sé lo que he visto mares y océanos de muertos revolviéndose en una masa cárnica esperando la redención que lenta no llega mientras se ahogan con todas sus culpas y pecados. He navegado por allí con la derrota apuntando al norte sin garantías de llegar con garantías y desembocar la carga que son mujeres con el mínimo pecado de amar al capitán que soy yo y sentirse despechadas por la imposibilidad del amor que no se ha dado sino entre las cortinas del tul del sueño divididas en capas aéreas cuando las manos rozan los rostros y hay que despertar en un estertor con el rostro tapado y el núcleo sensor sobresaltado cuando eran esperanzas en el aquel tiempo presente y ahora el el eterno futuro son soledades al por mayor en las luces siniestras de las penumbras de la desolación solitario con mi barco navego sin más guía que la Estrella del Norte apuntando al Fuego de San Telmo de la cofa donde duermen todas las expectativas de un mundo mejor. Pero hace frío las sábanas y las almohadas se han congelado se quiebran bajo la noche helada y se escarchan los sueños que prometían que todos los amores se satisfacerían y por el fango va el poeta cargando el mundo acuestas: ya es hora de arrojar a la ciénaga toda la cubertería de plata y sentirse ligero incluso del ideal de Dulcinea de lo Ángeles que ya arde en el cielo alentado por ventiscas de fuego sacándome la base donde lo único de puro que queda es una mancha negra y viscosa que en nada se puede aprovechar a un fresco suspiro de donde salen bocanadas de monstruos venenosos de alquitrán y nicotina más el icono que tenía por mujer en el mascarón de proa empieza a pudrirse y a tomar la forma de la muerte más macabra nefasta y cruel de mi reflejo en un cristal pulido.

(Quijotazo Triple X)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s