Primigenia panocha de pino entre colillas de sacros suspiros de decadencia y fuego

Recorta el azul celeste las sombras proyectadas por el sol bajo los edificios perfilados como horrorosas construcciones que perdurarán a las siluetas que campan por el suelo siniestramente sin que se percaten que todo es oscuridad pues los ojos sólo ven porciones de su propia realidad proyectada como un firmamento opaco que arde en lo fosco de los contornos formados en los interiores de humanoide manera. En los solsticios de la negrura las esperanzas se estancan en el esqueleto que anacrónicamente se articula para dar cabida a más momentos intransigentes en las vertientes del descaro del estar vivo de cualquier manera. Se alimentan expectativas que se estrellan como los números de la lotería contra ariscas verdades de no acumular riquezas en la tierra por si pesaran al llevártelas al más allá y cayeras con todo su alcance. Y todo sigue rodando sin un fin concreto dando vueltas en bucle al planeta que gira en agonía ante la angustia de los pobres de no tener a mano dinero ni para alcohol ni droga ni un bocadillo de mortadela para tapar los huecos del estómago y caminar existiendo con la felicidad necesaria que aguante la subida de la teoría marxista de cada cual su capacidad a cada cual según su necesidad. Pero perdidos entre las galaxias el dolor va cebándose y va creciendo y no mengua en la paz aparente de la Atmósfera cuando un águila caza a un incauto conejo. Y no hay calma los segundos ruedan hacia un cubo donde se acumulan los olvidos sin un retorno científico (no tendremos nada) sino filosófico que expande lo que somos multiplicándonos siendo uno en el centro, el que lleva el peso de la vida, y cientos los que corren a nuestros lados desde lo excelso a lo odioso en las trash stars que rutilan en torno a nuestras cabezas y la parasitaria demoníaca que pretende trastornar al infeliz haciendo actos que pudiendo evitarlos se deja llevar por la debilidad y trastabilla en un asteroide de dardos esquizoides e involuntarios enfisemas que desean tu mal en tus inconsciencias mas que sólo tú eres causante de tus actos y responsable de los hechos que deberían encarar el mundo como un galeón borracho apuntando la proa a la eternidad más álgida pero la derrota va hundiéndose por la quilla bajo el cementerio del azul celeste que recorta las sombras proyectadas por el sol…

(Alien Hunter Istari)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s