La pluma asesina

Y no tengo sino bellos fantasmas de mujeres recorriendo la profundidad de mis pensamientos en extrañas ensoñaciones que me hacen creer que las tengo de noche con la luna y de día a pleno sol con heladas o con calor. Mi Atmósfera va contrayéndose ahí donde antes era una explosión nuclear recortándome dejando sólo el cuerpo por donde patinaban átomos y centellas chispeantes dejándome el limo del lodo del amor. He colocado la dinamita escondida en las líneas de mis párrafos para quien quiera tirar del hilo de la poesía y prender la mecha detone las almas en vilo y reviente los corazones sedientos de rebeldías aún a costa de la vida que tocan las campanas a morir jóvenes a los poetas sin ganas de existir porque la vida no colma las ganas y sentimientos de más y te hundes en el barrizal de la inconsciencia con todo un reguero de sangre que mancha las manos y el teclado sumido en la desmemoria del olvido achacándote futuros calamitosos sin ver ahora un sólo verso publicado cuando las descargan corrían sin que nadie levantase la voz en la subasta del intelecto sin un duro para hacerse un café con leche o una cerveza espumosa.

(Poetilla Feliche)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s