Y el niño tonto…

Y el niño tonto enajenado de hervores solares y de las más intrínsecas hebras estelares devana los hilos que se cortan en sus edades bajo la tierra en el Aquí Abajo domando los despertares para levantarse de la piltra y obedecer a los haces solares que dictan la sendas hacia horrores concumitales en los pastos por los que el hombre transita a raudales creyendo que todo le pertenece cuando sólo es suyo el adagio de oscuridad que la noche propone en la negrura opaca del silencio de necrosis cuando las ninfas escapan en desbandada ante los terrores de la soledad y regresa la sequedad devastando los colores que el día prodiga como si fuera todo tuyo, y no se escapara una hebra a tu entendimiento fraccionado en cuatro cuartos ciego el Tercer Ojo con la mirada bifásica puesta en la eternidad del momento.Me gustaComentarCompartir

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s