¿Tú me quieres Claire?

Al engendro con manos que fusila los teclados como dedos alados que traen funestas desgracias y calimitosos presagios. En las desventuras de los lamentos del viento soplan infortunios en los esgarros que dividen forma y materia en los estados corporales espirituales y esenciales en el fondo de los fondos de las muertes que caen como espirales huecos a los foscos posos de la existencia post mortem creyendo que la vida son cuatro días de fiesta. El dolor va emergiendo y donde había niñez queda polvo picado por los dioses que acunaron la sacra irrisión como una hermosa blasfemia que no tendría con nada compasión devastando todo tras la espalda. En los alegres momentos que se sucedían en instantes vacíos después de las risas se agarraron las monotonías de las rutinas sin cultivar el alma con arados de sufrimiento en los esquemas que huían por todas partes como demonios escampados en desbandada por las ciudades repletas de infamia. Y ya sólo hay ángeles y guerreros que no se preocupan de cosechar el huerto de la muerte para construir las viviendas celestes donde habremos de morar por toda la eternidad. ¿Tú me quieres Claire? Claro que no.

(Gabriel / Apolonio)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s