Suspiro

Han pasado décadas dejé de hablar Alemán mi voz se sumía en el desespero de los días que pasaban junto al Mediterráneo esperando tan sólo verte para indicarte que junto a mí estaba el camino. He llorado lágrimas amargas e hirientes vestido con legajos y andrajos que tapan mi mortuoria desnudez cuando la Luna reina en los confines de la noche y no se ve ni una estrella y la sangre bulle en las oscuridades de necrosis en un espanto que atraviesa las solitudes pantanosas más allá de las soledades escabrosas y siniestras del Ponto cascada donde se despeñan los infaustos. He sido cruel y malvado atacando tu corazón con insistencia más he despertado: tu hálito junto a mí en la madrugada tu mano a mi brazo agarrada: ya no será más en la queja del viento al alba el mar se lleva tu rostro a las profundidades remotas y atávicas para volver a resurgir más pura más bella más genial… y yo sin poder evitar mis descensos al infierno levanto mis cadavéricos metacarpios mientras me hundo cieno sobre cabeza y tú estás dentro del puño, Silvia.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s