Tendedero de sudarios

A saco discurren mis versos en cadencias monstruosas que esgarran a gritos la tinta como sangre que se escampa por las hojas vírgenes en los círculos en bucle de mi poesía a jirones que se rompe con sólo mirarla en las nevadas al viento que sopla desesperanzas a medida que el niño va adentrándose en el hombre para perder miedo al mal que practica vivaz como si de un juego de infantes se tratara. En las corcheas que remachan el universo sobre la tierra en las continuidades de la ficción que agarra un soga al cuello en la repetición monótona de las alegrías humanas han caído ingentes cantidades de gente a los abismos inescrutables levantando una mano que nadie ase hasta empalarse en los picachos de los pantanos al no poder cruzar el puente que cruza los barrancos. Lágrimas de diamante se desploman sobre el rocío que limpia las pesadillas que acechan a los que duermen confiados en el despertar que se sucede sin ganas desde la recóndita oscuridad donde se reflejan los temores y los amores en partituras extrañas que se deshacen a mortajas cuando el despertar azota los párpados y lo soñado queda engullido una jornada más en la materia gris del cosmos que rota rutilante sobre los brillos de los colores siendo cada vez más sombrío el porvenir de este Transvase en los infaustos generaciones y concumitales de las espinas dorsales por las que se mueve la multitud cegada nadando en aguas poco profundas y los que bucean se hunden con miríadas de verdades sin que nadie les escuche y mueren atrozmente sus manos desamparadas ahogadas por las letras que imprimen pretendiendo aportar luces al avance en bruto de la humanidad.

(Antiprofeta)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s