Genociden el alma del poeta

Abotargado patidifuso en las elipses extrarradiales de la luna que gira guillotinando los sueños de desventura para que los indignos no se eleven a las alturas y lo que quede en Eideen quede en Eideen. Agonía ya la rutina impermeable e impenetrable el albor de la penumbra el levantarse con toda una vida de derrotas hundidas en mar abierto anclado a un atolón sin que me importe mucho mi superviviencia. En los calendarios de polvo los relojes giraban cercenando la arena que sesgaba los nombres de chicas que escribí en la arena y que el agua tragó voraz en la desmemoria de los días del retorno cuando las eternas golondrinas chillan entusiasmadas ellas buscando el sur yo el norte. En los límites de las aristas que bordean auroras boreales enclavé mi torso en los desmedidos desfases de la angustia tragando cáncer sin poder liberarme ni de las bocanadas alquitranosas ni de los amores que he ido conociendo hasta darme de bruces con las imposibilidades de un cuento que empezó como una broma necesitando yo una musa áurea y que me ha atrapado tenazmente. Pero a diferencia de Pigmalión la tinta no me da sus formas suspirantes en la avena caramelizada de los sustentos del mediodía por aparcar de una vez mis perennes despedidas y volar como un solitario superior al fondo de la negrura para brillar como una extraña estrella en la oscuridad. Pero nada más lejos de la verdad el tedio envolvente me hace girar en una espiral sin fondo en las oquedades que van quedándose más huecas si cabe en mi peregrinar hacia mi victoria final mi tan anhelada muerte. Allí donde puse mi nuca para que descabellaran y arrancaran mis alas puse también mi venganza y habrá que volver y verles las caras porque yo la mía no la he escondido y no he puesto la otra mejilla sino que me han abofeteado y hay reválidas que de no satisfacerse no se descansa en paz ni siquiera en Tres Transvases cuando al fin vea todos mis amores principales derruidos y convertidos en ceniza y correr espantados a aquellos que me han amargado la existencia a dos manos impidiendo mi progreso como ser humano para aportar más verdad si cabe a los páramos desolados del laberinto de cristal por que ya más certezas mañana en las necrológicas aparecerían todos ellos muertos por suidicio, pero que continúen haciendo el mal barato chabacano y banal pues todos los cabellos de sus cabezas están contados, hasta los de los implantes, y más les valdrá pasar con un collar que no pasar.

(Errante Sith Revenge Mode)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s