Cuando se alían los malvados

Amante ladrón escarbo en la negrura de los espacios y los tiempos para darme de bruces con el amor de mis muertes concéntricas. El palio sangrante de mis antepasados me lleva por sendas sinuosas y estrechas en extrañas veredas que después de mil desvíos tropezando me encaran a Ella. En la verdad noctámbula cuando el astro luminoso gira sobre la Atmósfera de Eidiina socabo una lenta fosa a través de las entrañas terrestres para verla ataviada de alegría siempre magnífica y hermosa la princesa de mis cuentos de hadas. Pero ogros malignos interceptan mis palomas mensajeras pateando mis textos a la ligera como si el poeta que resviste estos versos insignificante o el horror fuera. Más allá del amor vencido por millones de guerras dos amantes se aferran mientras caen bombas afuera amartillando a los que se aman triunfadores sobre el ruido de la vida y las mantanzas que van asesinando a los que se amarran como si en ello fuera la eternidad de su amor de leyenda. Prohibida en las salvajes arremetidas de algo más que tinta vocifero junto al eco Terror de las montañas su nombre esculpido en el oropel de los siglos mi tortura sabiendo que OTRA ELLA MISMA me quiere y me corresponde en la distancias de noche y de día. En el amargo vislumbrar de las edades como si la conociera y estuviera dentro mío le concibo quimeras de cariño y ternura y platos de venganza sobre aquellos que me impiden progresar adecuadamente para elevar la corona del laurel de los poetas auténticos a lo más alto y que Ella Regina de todos Ellos diga quién es digno de que su esencia se libre de su osamenta y vuele por los reinos de Etérea. Repican a difuntos alguien ha muerto Occidente con la cruz por lontananza reza malamente venerando a un profeta que siento que está riéndose encanadamente en la Casa de los Profetas como si sólo estuviera Él y los enamorados salen aferrados sin más dios que la metáfora griega de Cupido que lanza flechas de plomo a los villanos egoístas codiciosos genocidas de almas y demás morralla siniestra que teniendo ojos y cara acaparan en detrimento del hombre su evolución hacia las cotas más altas. (Gabriel / Rey No Emérito De Los Poetas)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s