Con el iris deformado

(Con el iris deformado o Cada uno hace lo que quiere con su dinero). En las cortinas que mecían los doseles de la cama transpiraban sudores que oscilaban entre la oscuridad de la noche y una macabra negrura que provenía de los interiores pantanosos del inconsciente humano. En las noches aparentemente apacibles los temblores de ultratumba sacudían el cuerpo sudorando la sangre como mil infiernos en un apocalipsis de fuego y metralla ósea astillada negra y erosionada. Las regletas del sueño sujetas por óxido y gotas de rocío corruptas en la transparencia que ve al monstruo dormido e indefenso repiquetando en el vacío de las galaxias mientras se cae a las profundidades remotas de la existencia del otro lado amargados y desnudos y cuando se levanta la osamenta para articular la piel que recorte la luz del día se respira dejando atrás la auténtica agonía sin saber que se atraganta en los estados efímeros de la carne por el día sin pretender aprender que se morirá indefectiblemente dentro de la piel. En los sonoros despertares a las visiones diurnas robadas por los ojos arrancadas a trallón al sol que no deja claro que se tendrá lo que vemos dentro nuestro engullidos por la defunción por más que se acapare y amontonen riquezas el Templo de Dios de uñas a cabello haciendo piruetas en el suelo para caernos de nuevo tropezando con el ego que quiere crecer a costa de nuestro egoísmo en las baratijas de filosofías económicas con el sesgo de acumular en los rincones con telarañas los montones de metal mientras se deforesta la tierra cuna y cementerio de los pequeños cadáveres que ya van devorando materia a costa de la pobreza en lamentables intelectualidades que no llegan muy lejos sólo al borde del lecho creyendo que siempre despertarán no entendiendo que suyo es todo ahora cuando clausuren los párpados la jornada y las pupilas vean la fantasmagoría al rotar la luna esperando el amanecer que un día no llegará pues las terríficas alucinaciones esperan rabiosas y pacienzudas a que esté todo dentro de la muerte una vez traspasado el umbral y nuevos niños codiciosos tomen el relevo hasta que toda zombi una humanidad se coman unos a otros y se despeñen en el abismo con el símbolo del dinero for ever.

(The Last Levi / Alien Hunter nº13 / Istari Torrat)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s