Soy un egoísta que pretendía bailar en la invisibilidad con sus vestidos de fiesta

Creo que Ella ya me ha olvidado si alguna vez supo de mí puedo oír sus risas alegres mientras yo caigo a las profundidades del remoto barranco insensible. La había encumbrado con las dos manos, mientras me hundía en la fosa, a las altitudes periféricas de la Atmósfera con una Antorcha para que iluminara a los niños perdidos en su oscura travesía y se reencontrasen con los haces luminiscentes de Eideen y yo moría en la más pura agonía. Ella sonríe canta baila posa actúa a la par que yo me pudro escribiendo estos textos vacuos y dispersos versos disparados a la nada como andanadas a la par que salta inconsciente con zapatos de tacón sobre mi corazón que chispea linfa contaminada magullada que no tiene razones para existir ni bombear más vida ya en el cotarro del Aquí Abajo. Y ya no hay interés interoceánico en mi revés por expandirme a los cuatro vientos y rodearla con una aura de perdedor que lo ha dado todo por amor. Gime la niebla desperezándose entre los árboles siniestros como esperando dar un susto mortal y dejarme tieso yo que los escandalicé ahora sólo oigo el silencio de las teclas repiquetear mi descontento y a veces átomos brillantes aparecer en el aire y recorrer mi vera como extraídos de dimensiones aéreas que alivian mi pena. Aro que refulge en las alturas cenit de los mundos ultratómbicos más allá de los límites corpóreos de la decadencia de pincel de brocha gorda no ampares en ningún lugar mi alma extraviada niño índigo consciente del mal que recaba mi escribir anatemas errados en la base y en el sistema que muchos recorrerán hasta precipitarse en un charco enfangado de sangre. Y Ella no tenía porque ver esto poner el cesto las cabezas cortadas y las llagas del hombre sin tener por qué amarlas. Alba de luz boreal las tinieblas van recorriendo los estados del suelo y tomando mi cuerpo. Ya no le cantaré más sea feliz en su vida lejos de la mía y que el desastre sólo a mí alcance y que Ella cumpla las expectativas de la esperanza de que los infantes vuelvan a casa oh niña de ojos sacros oh mi reina de los poetas.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s