Soy tu poeta

Más de una vez siento las dulces formas de tu esencia sobre mí en noches cálidas de verano o en las heladas y frías de invierno en las Montañas de la Magia y sobre el azur del Mar Mediterráneo. La lluvia se desprendía de los cielos torrencial en los cursos de los ríos que formaba el agua en meandros inundando los caminos en los que solíamos salir mi perro y yo en tormentas brutales a correr mojándonos buscando los relámpagos y en las olas furiosas sacudiendo la playa. Tus contornos coloreados con degradados venidos de las galaxias australes me pintaban el rostro mientras ávida me besabas como si no hubiera un mañana y sólo existiera en la esfera de la Atmósfera nuestros perfiles amoldados en un ying yang buscando los hijos cósmicos que doraran el amanecer cuando desaparecieras y ellos se elevaran hacia el horizonte universal recortando al sol para constelarse en los meridianos solitarios de los planetas de la Vía Láctea conformando así los peldaños que subirían nuestro amor a cotas estelares allende los mundos terrenales que nos marcaban a fuego en los despertares del silencio cuando el dolor recobra sus potestades y el poder del cosmos rutila dejando solo a la estrella solar alumbrando los sufrimientos y las debacles de los seres vivientes cortejados por aros concéntricos que todo lo espían mientras caen los cabellos en las capas aéreas hechas de invisibilidades sin ver los átomos que cortan las cortinas de las transparencias de una One Vision en la que vive el hombre apoderado en sus quehaceres de codicia y malicia sin ver en las ruinas del Partenón los cementerios abandonados y enamorados de una paz aparente mientras los muertos arañan la tela del féretro tú y yo abrazados en los límites lunares que cortan lindes en las oscuridades que vociferan las bondades de un mundo en que importa más un dolor de muela propio que todo el mal del vecino al que se le ha muerto la esposa en un agonía tremenda. Soy tu poeta para bien y mal mi pluma se desliza recorriendo tu piel las distancias ignotas que separan los orbes y esas niñas poderosas que surgen de nuestras uniones clandestinas han nacido sin estar juntos en la realidad que impera y son las que dirán que nuestro amor es digno de perpetuarse y continuar después de Tres Trasvases en progresión hasta que el Cero Amo y Señor Absoluto de Todo abra los ojos y nos vea enfrente en una boda de maridaje todo lo tú eres y lo que resta de mi cadáver calcinado por las tempestades cíclicas del desgaste de mi espíritu desolado por millares de paradojas que van todas a la vez y tendré que elegir entre la de la soledad de esta vida vacua y sin sentido la que va por el medio o la de ese hilo rojo de los crepúsculos que me unen a ti como dos partes unidas de un ideal de leyenda, Charmion, elijo la del medio.

(Eiros)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s