Todos encerrados en Eideen

(Final de muchos principios o Todos encerrados en Eideen). Oh musas terroríficas sin compasión enviad el rayo que parta mi corazón y mi cabeza para que desperdigue la tinta como linfa infame sobre las inocentes hojas vírgenes que soporten la debacle y la destrucción a la que aboca inevitablemente la humanidad temblante ante los arpegios de horror entre las corcheas cuando la muerte toca a la nada en los vacíos indecorosos que depositen los corruptos cuerpos junto con los astillados huesos y el dolor gima sobre la especie del hombre en las catacumbas oreadas de oscuridades de necrosis. Que el despertar rojizo se muestre ante la mirada de los que se aman cuando el sol naranja se apague y no quede una estrella sobre las civilizaciones en el horizonte que indique los senderos que sorteen los derroteros para vivir allende lo difunto que se abre cada mañana con cálices de fuego en la tormenta y en las tempestades galerna adentro de la vida sin astros en el frente sólo el color rojo que señale que los amantes están preparados para amarse más allá de la rotación terrena el sesgo del universo cortando las opacidades de espanto tenebrosas para mostrar en los ojos rojo sangre que detecten a los que no tiene que morir después del ígneo apocalipsis hoguera pira en llamas donde arderán los que no aman cuando las tonalidades solares se apaguen en los jamases recordando las ruinas que hubo niños malvados sobre la Tierra.

(Errante Sith)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s