Ni un sueño más

Son lágrimas sobre cieno mis sentimientos más sagrados se escancian como plomo abocado al olvido y la miseria de tener que levantar el polvo de mis huesos cada día. Densos maremotos de fango embarran mis años de locura como poeta del tormento y filósofo del caos. No hay lugar para mí que desubicado entre la muchedumbre pienso y siento cosas que los demás ni les interesa ni notan. Si te sales te descollarán arrebanándote presente pasado y futuro y tu único anhelo será morir la victoria definitiva el cáliz donde beber el triunfo de cetro de olivo y de laurel. Derrotado ante el paso de las generaciones por mi lado desapercibido como un alcaudón enamorado del vacío y de la nada en las que empuja sus alas en las alturas de espanto he dejado morir mis esperanzas de levantarme feliz rodeado por los brazos de mi amada. Oh nubes volved haced que mi llanto se pierda insignificante entre la lluvia que azota al mar Mediterráneo. En las luces a lo lejos que señalan los hogares cálidos por las juventudes que no transigen en un planeta de niños malvados donde los hay que hacen grandes a las cosas que ya lo son de un amor Primigenio y Primordial. En los sacrificios Arquetípicos de la forma y la esencia Sacra colocaron a los profetas verdaderos que guiados por su inspiración alumbraron las sendas para que no fuéramos la cosa sin destino más estúpida de una infinita creación. Empujan las olas desventuras en los remolinos del Maelstroom engullen mis expectativas de poder tocar con mis manos la faz que se me muestra en alucinaciones incapaz de capturar una sola hebra del imaginario de Onírica donde Ella vuela a mi alrededor y me consuela y al despertar tengo sus ojos clavados en los míos que no quieren mirar otra vez las coordenadas por las que se mueven mis prójimos e iguales mis hermanos y yo mezquino hipócrita y mediocre pueda siquiera acceder a los vestigios que han pasado a velocidad luz las visiones en las que casado con Claire tenía un cochazo naranja al cual estrellé no quedando de mí nada solo el resto elemental en el ojo de mi amada que paralizada no es capaz de ver en el centro de esta paradoja de Nosotros Otros Mismos que prefiero la muerte por arriba de todo.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s