Inma la dulce

Han sacudido temporales de lluvia y de tormenta en los anaqueles oficiales de la rotación del planeta y el viento fresco que agitaba mi cara se desvanecido entre los rizos de la Venus 38 dejándome un sabor agridulce en mis labios deseos de besos salivados en el encontronazo de nuestros rostros. Coronadas las soledades que me empujan al pozo negro de la desmemoria aún la recuerdo como mi salvadora cuando más hundido estaba en las marismas oscuras del sinsentido del existir sin ningún propósito que valiera la pena. En los lunes mareados de agitaciones convulsas en mi corazón desesperado aún aguardo un sentimiento puro hacia Ella. Mujer increíble en los ratios de la ruleta rusa sobre mi corazón quedaban pocos huecos entre los agujeros astillados y Ella lo encontró. En los nichos que quedan en mis interioridades guardo su imagen perlada por los atípicos avatares que nos llevaron a mi a acariciar su bello rostro y a ella a tapar orificios en mi núcleo sensor donde guardo sus bondades en los recodos obnubilares de las subidas a la antena de los montes más verticales con una antorcha iluminando nuestras paseos por la arena del mar Mediterráneo proveyéndolo todo de mágicos colores. Y hay mucho que decir todavía pero su voz ya no me llega igual sino que llena de ruido se filtra la desolación de saber que la tuve calurosamente entre los brazos y se desvaneció.

(Apolo 13)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s