Repo Man en Brazil

Sopla el viento tempestuoso y la lluvia cae a raudales por debajo de las nubes mientras el sol rota con su fuego ignífugo preparando las sendas para el Éxodo Estelar y yo camino bajo el agua empapado pensando en la sonrisas que Claire le debe a su poeta enamorado de todas las formas y esencias que desprende su halo de mujer. He llorado mucho más ya sólo sale resina de mis ojos en el tedio de la tarde que transcurre sin anomalías en las rutinas diarias de mi vida simplificada a andrajo que camina y suspira por Ella en cada hálito que sale de mi corazón quebrado hace añares. Dicen que mueren jóvenes los que se les rompe el corazón en las verdades que importunan trayectorias hacia el amor que concluye en los estrados alcestes cuando se corresponde mutuamente. En las crestas del crepúsculo del mañana cuando el ocaso vire trescientos sesenta grados sobre sí mismo y sólo resten cadáveres en la corteza de Eidiina quizá mis bocanadas de amor surquen todos los hemisferios y en los trópicos se oiga esta canción: “Morí devorado por los segundos que corrían a mi favor teniendo sólo en cuenta mi persecución de la muerte por muy atroz que fuera y que hubiera sido ayer una sonrisa de tonto me venga de algun rincón de mi cerebro donde carabane mi despedida en mi mente y en mi núcleo sensor ver en el último momento a Claire sonreír independientemente de mi desgracia y se vaya desvaneciendo de mis ojos moribundos su imagen perlada a la perfección de lo que desde era infante he buscado un amor duradero mientras me desintegro en una mentira y una falsedad y me apago felizmente creyendo que yo estoy con Ella”.

(Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s