Luna en cuarto menguante

Lejos queda el olvido el agua repiquetea el aliento de la Venus 38 que no llega como un hálito refrescante para este corazón que se seca entre las algas de la playa. La melancolía discurre entre lontananzas perdidas a la deriva como mis deseos de entrelazar mis manos entre los rizos de Inma mesárselos y besarla como si nada existiera y los contornos del mundo se desmoronaran dejando vacío el universo sólo con nuestros cuerpos desnudos vagando extraviados sin un mañana sin un pasado sólo un presente amarrados en las vastas soledades que dejan las estrellas que brillan separadas como amantes en la fidelidad de las esquinas protegiéndose la espalda incrementando el amor como cósmicas cascadas… Hay truenos y la lluvia se desliza entre las aceras y las calles alquitranadas y bocanadas de suspiros la buscan allende las distancias y las cloacas alcantarilladas subir al cenit degradado en luminiscencias de todos los colores y ser nuestros otra vez como cuando en alocadas carreras con su perrito fiel ya es imperioso el vernos y de cuerpo presente amarnos y volver a sonreír como si de dos soles extraños se tratara.

(Apolo 13 / Gabriel)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s