Arañas blancas de cristal

  1. Perdido en eriales intelectuales a la deriva extraviado por desérticas avenidas me escurro por las esquinas de calles sin árboles y voy a dar de lleno a la fuente seca de mis desamores. Tenebrosos ojos miran desde distantes oscuridades mi desgracia y algunos se alegran otros no les hace ni pizca de gracia. Ahondando en las carabelas que llevan a las interioridades del espíritu del hombre me sumerjo sin pensarlo de cabeza que va a estrellarse contra ariscos atolones y la sangre a borbotones mana por los ríos estigios a la búsqueda de una conclusión de respuestas que dan la vuelta te marean y de te devuelven al punto de partida cada vez más descontento más podrido más desconcertado sin saber exactamente qué hacer, todo por un amor que me va a destruir y del que no sacaré nada en claro en las quimeras del amanecer cuando veo envuelta en túnicas de fuego a mi amada escaparse observándola sino por arriba de las catedrales a metros de la inmundicia del suelo tendiéndome los brazos mientras yo me hundo en el pútrido fango.
  2. (Apolonio)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s