Burbujas en el cerebro

En los renglones mal escritos en la cabeza y el corazón deformados y torcidos que campan con la forma homínida por Eidiina me considero uno desarreglado y sin comas ni puntos al final del verso del mal que soy y desviado con tinta de sangre ponzoñada sobre una página que en llegando al final va clarificando mi destino aciago. En los porches de los nacimientos yo era un pequeño niño maligno igual de destructivo que creativo y he ido creciendo convirtiéndome en un despojo humano que camina con más pena que gloria por los páramos solemnes de Eideen con una mochila acuestas como un titán desvencijado el mundo a mis espaldas y la humanidad en un disco duro que ya empieza a fallar y a dar chispazos como petardazos de ser el último en llegar cuando era el primero en brazos de los dioses. No he hecho más que estrellarme contra las carótidas valvulares de la vida y sangrar de cada golpe que me he dado con sumo dolor haciéndome mucho daño. Y ya es hora de claudicar que otro se cargue a sus espaldas la desfachatez de sus semejantes su ignorancia y que sean ellos mismos los que lleguen a la cumbre o se hundan inmisericordes en las fosas cárnicas del mar de muertos.

(Trash Cretina)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s