Buenos días hombres malos

  1. Buenos días Eidiina una jornada más mi corazón expira repleto de dardos de amargura flechas que se clavan en mis interiores y duelen hacen daño perforándome las sienes corona de tornos espinas puntiagudas en las aristas salientes de las puntas silenciosas allí donde mis cabellos se desgranan en el polvo de la angustia de la alborada que gime terrores concupiscentes en los horrores macilentos de colocarse andrajos y sudarios ante las mortajas que desprenden los ojos de los hombres que quieren ver desnudeces que no les corresponden y humillarlas para sentirse más valientes. Haz que rutila sobre el mar y las montañas rey de descalabros mayores coronado con la diadema de clavos que hacen sangrar mi frente en los matutinos despertares allí donde los tornillos oxidados se pasan de rosca y la soga va apretando mi cuello que estira todo lo que puede el núcleo sensor para que quepa todo lo que se pueda el avatar el pasado el ahora y el destino del hombre malvado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s