Ciudadano Poeta

s

Amigos

Mis dedos astillados de volcar desmedidos desacatos constreñidos en los bosquejos que dedico en los prados poéticos de la tinta que se escancia como linfa sin futuro ni presente y con un pasado lleno de faltas graves. El reloj gira deshaciendo la arena de mi tiempo como ceniza en los remolinos de agua en Atlantis y los tornados de tierra de Argia se deshilan como mareas vencidas en los protocolos de las idas y venidas de las estrellas en las cósmicas avenidas. Hay una luz que ondea sobre la bandera de las nieves árticas ahí he esculpido la cara de mi amada en el norte de los morfemas circuncisos en las alabanzas a Afrodita y a Atenea. Los moldes se desgastan las horas gimen de agonía y yo sumido en el enredo penumbroso de las sábanas me estrangulo y con las manos cincelo los versos de amargura que vuelan a inusitadas alturas sin que nadie los lea. En las maromas que anudan disfunciones sobre mis sienes perladas de duelos y trabas que impiden volar a mis alas arrancadas el viento rutila encogiendo mis extremidades por el frío a la par la escultura de Ella se derrite y se derrumba como polvo de hielo y de cada partícula que se desprende al éter está mi corazón reventado en millones de explosiones sin quedarme nada a que aferrarme sino mi perro de todo lo que he amado y ha pasado por mis manos en la hora de mi muerte superado ya el osito de la infancia o ven perro mío ven.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s