Lightning Bolts Blues

Cae la lluvia entre mis sentimientos azules. Azules como los mares en su intimidad más iluminada. Mientras los cielos en tormenta alumbran los pesares macilentos en la galerna de contactos que dirijo hacia ella tumefacto. En el ojo del huracán la veo iridiscente entre la pesadumbre de los entes que embargan mi debacle hacia sus besos, que me esperan luminiscentes, mientras la lluvia dispara contra mis huesos los relámpagos de una aurora, que aguarda decidida nuestros abrazos, para que se haga luz al fin en la tenebrosidad celeste de las distancias acortadas para que todo mi yo en ella penetre. Y asirla con mis dedos fríos su semblante perlado con haces resplandecientes de la más áurea verdad: y morir con todos los caminos recorridos que llevan a su faz idealizada por este poeta, que expira difunto junto todos los matices que desembocan en el amor materializado de su cara. Los truenos restallan en el firmamento. Y yo mecido por el viento me sumerjo en su pensamiento: he hallado en su amanecer el sustento del porqué merece la pena escribir todo esto: dos juncos bailan en mitad de la tempestad: somos ella y yo amoldándonos al desastre en que abocará toda la humanidad gimiente.

Gabriel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s