Antiprofecía

Llueven retornos sobre los párpados cerrados fusilando con destellos brillantes de ultratumba las pupilas que dilatan los mundos que arden en las entrañas. Desatadas las corrientes y los remolinos de los interiores se agitan en espasmos silenciosos sobre el cuerpo cortinas rasgadas y el tul roído entre armarios de sudarios y andrajos los Murciélagos rasgan las telas enamorados y vuelan hacia buenas nuevas en el allende de los espacios en galaxias que vienen de Abajo, del centro de Eideen hacia los exteriores de la Vía Láctea. Y valoran las venas sanguíneas en el acomodo sobre el oscuro suelo y al fin hallan la paz entre las cosas y los seres que pueblan todos los Universos de nuestro planeta, tiembla el corazón en una unión en lo perenne con la mente y gimen los despertares sobre rocas y polvo y entre somnolientos lagartos que sin querer pisas y como si nada se quejan un poco y dejan pasar te cuelas sigiloso a la búsqueda de calzado por los pasillos laberínticos desde la Montaña a la Playa antes del surgir del Sol Negro que señala acusador ante el veredicto de mi alma y la mirada el juicio Las Generaciones del Antepenúltimo Profeta.

13

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s