Terror en el nacimiento de un nuevo poema

Mi corazón en horas bajas delimita las pasiones enaltecidas en la esfera de los minutos, que giran enloquecidos hacia la medianoche de las esperas, mostrando las puertas por las que escapar rumbo a las tangentes del mediodía del hombre ante el amanecer alceste de los estados del verano, en las idiosincracias perladas de los amantes que planean decididos al encuentro de las almas en procesión, la hilera de desacatos que proveen espíritus en celo en la comunión al alza en los inviernos congelados de la desazón. Y la miseria remonta directrices sobrevolando tejas y azoteas en la locura testimonial de mi siglo, que calla mi desgracia, encumbrada ahora por la Vestal de Ojos Claros que tiende hacia mí sus lazos. En la electricidad motora de los estamentos judiciales hice un juramento: amarla y correr ahora después a otro lugar lejos donde no pueda retornar allende sus abrazos. Mas estirando mi núcleo sensor en su interior de fuego, corriendo veloz dirección al vacío… ¿adónde llegar si no es vencido a sus cálidos y húmedos besos sonrosados?

13

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s