Raicilla de mal

Mi desesperado amor murió con ella
El limbo de pasividad atronó en centellas
Y llovieron hojas carcomidas por las fieras
Entonces lloró el firmamento varias estrellas
Oh dolor que en mi corazón impera
¿Dónde está el auriga del carro que me lleve a mi Olimpo?
En la primavera de los sentidos mi odio espera.

13

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s