Alientos y vacíos atornillándose al amanecer

Un beso al viento lanzado desde mis interioridades surca las indivisas capas del aire buscando los labios de Silvia donde posarse… pero colgado y estrangulado sobre las etéreas dimensiones se queda pendulante y oscilante congelado entre el trecho que separa mi boca de la suya en latitudes y distancias de espanto y mi corazón con un golpe seco se autoinmola aguja que llega a la raicita del dolor y la desesperanza florece como tornos sangrientos en las soledades de mi alma engullendo todas posibilidades que restaban de sus lágrimas de despedida prometiéndome amor idílico.

APOLONIO GUILLIAN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s