Acurrucados en la noche helada

Lirio ondea en las fosas cardinales del olvido los posos del dolor que deshojan los martirios sin nombre la linfa derramándose la lluvia de muertos y el difunto día apuntando los escapes: claraboyas del destino la fe en la hermosura y el envés: lo bello maligno en las entrañas la sutilidad malvada la inocencia que los Dioses alaban cuando el crepúsculo cierra la jornada.

AP

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s