Los puntos cardinales de Eideen

Llueven martirios desde la luz de los astros condenas que nacen rientes y no enderezan las ramas torcidas. En la vertiente norte del acantilado muchos inconscientes se despeñan todos los días y van a dar a un mar de muertos. En las uñas que raspan la tela del ataúd se secan las esperanzas mientras los gusanos brindan con la sangre del difunto. Y no hay paz siquiera en las tinieblas pretéritas donde aúllan lamentos mortecinos de hombres infames y la Parca vestida de cada uno con su traje suspira negritudes que sobrevuelan ciénagas y pantanos mientras en las cumbres los amantes abrazados abren nuevos caminos.

AP

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s