Quimera en una gota de lluvia

Hay una llaga en el fondo de mi corazón macilento que despierta en las tormentas de verano bajo las nubes negras mientras los rayos chirrían como una corona de espinas eléctrica que rutilan como tornos clavados en mí cabeza en distopías de adolescencia salvajes que no pusieron freno alargándose hasta estos días. La herida rezuma sangre nauseabunda en los resquicios que se escapan de la mente con un estigma en el propio corazón. En la fe que le sobran a las cosas a mí me faltan las certezas materiales de encarar con prontía mi vida y llevarla allende. Grietas funestas y bombas atómicas en el cerebro hacen que mi corta memoria entierre todo en el olvido mientras se suceden las jornadas de colocadas haciéndolo todo mal haga lo que haga. Y todo lo que me envuelve son tinieblas necrófagas en el silencio de las estaciones que me sumen en una espiral demente juegue a lo que juegue. Y parece que no puedo parar precipitándome al acantilado del que sólo resurgirá un grito macabro… Pendulan sobre mí hipnóticos ombligos psíquicos la luz en el ponto tenebroso la esperanza de llegar ante la Dama de un Amor Eterno y sin tocarla desmoronarme a sus pies siendo todo lágrimas.

AP GUILLIAN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s