Señalado con el dedo

La noche titila en blanquecinos brillantes que sudoran sexos imposibles atado a las extremidades de la cama mancillados deseos por la decencia que destroza los anhelos corrompidos e indignos que hurgan cuerpos de mujeres sin alma vestidas de hipocresías que tapan las dobleces de las faldas en piernas torneadas de uñas que no rascan y agitan las vidrieras del desasosiego la falsa santidad que mira pasar y recrea mi rostro en su entrepierna.

GUILLIAN Y DEVOUR

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s