Resucitando en el Año Cero

Hay noches que giran entre mis frustraciones y se reflejan en oníricas visiones. En la tenue luz de las alucinaciones se reflejan mis pesares que se descomponen en siniestras canciones en mis sienes perforadas de tantas blancas aspiraciones. En los complejos quemados por el fuego en las piscinas de mi cerebro la cizaña ha crecido entre el césped dejando la sala de fiestas llena de telelarañas. Y pisando los cristales rotos mientras sangran mis pies descalzos desnudo con un palomino en los calzoncillos. Abro la nevera: está vacía sólo quedan restos de cal y lejía. Muchedumbres de cadáveres de invitados gimen como exangües calaveras la luz de los días de felicidad y alegría. Y solo ahora rebusco los instantes en la memoria los deseos en el foso de las milésimas los tronos que vigilan monstruos con porras que azotan mi intelecto como un martirio que no soporta las jornadas si no es consumiendo sustancias nefandas y ya es hora de contabilizar los momentos como huecos y agujeros negros mi cruz que se clava como demonios feroces en mi espalda y hay gnomos y hadas y sirenas… Pero también estas piden venganza.

AP

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s