Venganza puta y cochina

Enervado recubierto de mierda asolo los pantanos que quedan al frente cuando me levanto de la cama. En la recámara de mis versos aún quedan balas capaces de detonar los silencios y que se tornen angustiosos para lo que no quieren ver ni oír. En la retama de las cornisas floreadas con picachos atravesados por cuerpos semimuertos con las manos alzadas imprecando a sus dioses el por qué de amar tanto y encontrarse con esto. Pero las alturas desprecian los empalados la soberbia de los amantes profetas jodidos por el Zeus de turno. Mas el odio increpa y antes de caer ante las tiránicas órdenes celestiales el Cero interviene y pone en entredicho la palabra del Dios de Dioses y coloca un arma en la mano de la razón que otrora abría la palma y ahora cierra el puño amenazando el orden de la creación de lo divino y amparado por el Cosmos Universal que es realmente quién corta el bacalado, el juez y quién dirá quién ha de estar por arriba de su propio Dios.

APOLONIO GUILLIAN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s