(Un proyectil de juguete para matar al rey de los poetas)

Se angostan estrechándose las paredes laberínticas que parecen no tener salida más que un barranco sin fondo ni pasarelas ni puentes que cruzar y ya no se puede volver atrás. Como frío marmóreo y metalizado en las angustias que gimen astros moribundos mueren estrellas allá en lo alto de pena. Componiendo atardeceres en mi alma marchita grito como un loco dónde está el final de todo esto. Mis uñas raspan la pared hasta sangrar dejando como grafiti la voluntad de mi espíritu por salir de una vez a volar allende las losas sepulcrales hacia la nebulosa que me aguarda cuando mi misión quede finalizada. En las revueltas de la Vía Láctea hay oasis entre espejismos para respirar aire puro engendrado en otros planetas. Y la rosca se pasa oxidada en los lamentos que inspiran mis poemas refutando a los profetas para sentar nuevas bases con renovadas palabras capaces de cambiar todo un sistema. Es peligroso lo que propongo pero peor es seguir los caminos de la mentira que llevan todos a despeñarse en el abismo. Y los desgraciados que dicen la verdad están condenados a rotar junto al cero y recrear los mundos adquiridos Aquí Abajo más la siembra propia que cosecharán aquellos que aprieten el gatillo.

GABRIEL

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s