Almohadas con nuestros rostros marcados

Ya no tengo más poemas de fantasía para ti Zoita. En las esquinas repuntadas por doseles estelares he bordado las más auras imaginaciones para ti dulce amor mío. En las aceras del Olimpo he calzado aldabones que sintetizaran todo lo nuestro para elevarlo allende las estrellas. He impresionado al guardián del Tártaro para mostrarle que teníamos futuro como deidades en el nacarado y bendito Eideen. Pero roto el marcapasos horario que dictamina tu andar alejado del mío me postro sin nada tuyo entre mis manos. He creído que podía alertarte de que un amante al otro lado del océano te pretendía. Pero llego tarde. Mas cerca de la muerte que de la vida te he hecho mil homenajes a tu medida. Ya decaigo uniforme sobre las losas del cementerio sin tu aliento insuflándome ánimos. Las nieves se derramarán sobre la corteza inmisericordes y un eco flotará entre las brumas portando la buena nueva: que en celestes posadas tenderás tu mano para asir la mía cuando esta se derrumbe hacia el Acantilado grandilocuente que me espera después de la muerte.

APOLONIO GUILLIAN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s