Deseo correspondido

Apagado hilo conductor sensación contradictoria almacén de frustración salazón abono de la razón en los conductos orificios exhalantes de suspiros flotantes en la enredadera entrepierna sudor que despierta aroma a Ser que saliva la boca hambrienta de empanadillas o salchichas unión cremosa líquido segregal lúbricas partes necesidad agrietada en las paredes timba de cascadas y…

Mi amor sí tiene venganza

Riela la luna el azur mediterráneo con los ojos de ella. El mar tiene sus ojos. Y yendo hacia su remolino para hundirme siguendo la estela de mi corazón antes de llegar al agua me engulló el desierto de arena. GABRIEL

Tiburón de la bolsa

Discrepo amigo Auden en muchas cosas contigo pero en otras tantas estoy de acuerdo: la poesía nunca cambia nada, sí, es verdad, sólo trastorna a los locos que pretendenden alcanzarla. GABRIEL

La tómbola de las desgracias buscadas

Cristales por todas partes donde herirte en las sendas del laberinto transparente luz engañosa ríe borracha desenfocando los caminos del alma. En los rincones tenebrosos donde chillan las ratas emergen enfermedades congénitas en los albores de las fiestas malignas en las inocencias que pican en la entrepierna. Y te puedes hacer daño el amor de…

Cuando calle la tierra gimiente

Toda la sombra que le faltaba a Norteamérica era Edgar Allan Poe, gran profeta del desdoble oscuro, la dualidad de la esencia y los monstruos de la inconsciencia, la malignidad arbórea, el ruido metálico del asesinato, el rumor incensante del suicidio, los vicios destructivos, la maldad con deleite etc etc etc . Yo por mi…

El capataz del limbo

A caballo entre lo real metafísico y fantastico mi obra galopa rumbo al abismo para transformar letra en escombro y palabra en detrito. Arrojando cada verso al averno cada texto al acantilado todos los párrafos al barranco. Ni un destello que surja de mis frases ni ilumine sendas en las tinieblas sino sorteando derroteros se…

Esposas de genocidas

Duerme estás tranquila y sedada los demonios pueblan tu alcoba las sombras van y vienen desde el dosel a tus sábanas duerme la muerte sorbe tu aliento y Lucifer escruta tu rostro en la inocencia del sueño para acusarte de todo. APOLONIO

El amor desesperado

Lisa incorpórate desenrédate de las sábanas mira a la lejanía astral, sola y desnuda, observa el horizonte: esos dos puntos que ves son mis pupilas contemplándote. APOLONIO

Cuando la luna poda la maleza del sueño

Bella Charmion tus ojos se abren al día a la luz del sol tus pestañas dormidas despiertan al brillo inmaculado del amanecer, estas junto a un cuerpo: oh no soy yo! AP

El Mediterráneo no miente

Hay una noche que todo lo ciega es un sol negro furioso y vengador que se posa sobre las cabezas en la duda, el inminente Apocalípsis de Fuego, en la línea que separa el mar de la tierra, y yo como juez sin saber qué hacer, sobre las testas cuestionadas, pasarlas por debajo del agua…